La historia del Pisco Sour

La historia del Pisco Sour

Nuestro querido Pisco Sour fue creado en el Morris Bar, pero pocos saben la historia detrás de este cóctel. Por eso, le pregunté a Donna Morris, la esposa del nieto de don Víctor Morris, cuál era su versión sobre el tema y me contó lo siguiente:
En marzo de 1904, Victor Morris estaba ya en Cerro de Pasco, trabajando como un ejecutivo de la línea férrea. A doce días del 28 de Julio de 1904, coincidiendo con el octogésimo tercer aniversario de la independencia del Perú, arribó con mucha pompa el primer tren a dicha ciudad serrana. El evento inaugural fue realmente extraordinario, con la asistencia de unas cinco mil personas y la noticia siendo cubierta por todos los periódicos de la época. El tabladillo se había preparado para recibir a todas las personalidades ilustres, incluyendo cónsules, delegados de la minera, abogados, doctores, sacerdotes y numerosos miembros de la sociedad. Las damas de la ciudad llevaron dos banderas, una peruana y otra americana, hechas de seda, oro y plata, que fueron colocadas en la parte delantera de la locomotora que mostraba el número 100 en su mascarilla. Se pusieron cientos de banderas peruanas y americanas en los vagones de primera clase. Toda la ciudadanía cerreña estaba presente en el evento.
En su papel de superintendente, Víctor Morris era el anfitrión, encargado de las decoraciones y de preparar los cócteles. Él les comentó a sus parientes que debido a la gran cantidad de personas no podría utilizar whiskey para la preparación de los sours, pues no alcanzaría, optando por utilizar el aguardiente local de caña: grande fue su sorpresa al comprobar que el sabor resultó bastante bueno. Esa tarde, después de muchos brindis y presentaciones, terminó el evento casi al anochecer. Así, señores, se sembró la semilla en la mente de Víctor Morris de lo que más adelante sería el nacimiento del verdadero Pisco Sour en Lima.
Ya casado con Mary Isabel Vargas y con tres niños, Victor Morris se retiró y decidió vivir en la ciudad de Lima, donde abrió el Bar Morris. Nunca imaginó que el Pisco Sour iba a resultar un éxito en su bar, convirtiéndose en el favorito de sus clientes que hicieron de su local un permanente punto de reunión de la crema y nata de la sociedad limeña.
Lo que viene después del Bar Morris es otra historia. Según lo contado por Giselle Plenge en su libro «El Bar», trabajaba con Mr. Morris un joven bartender de apellido Mesarina, que aprendió los trucos en el Morris Bar y luego pasó a ser el barman titular del recién inaugurado Hotel Maury, en el centro de Lima, donde se siguieron preparando los ya famosos piscos sours. Con el también entra a trabajar otro barman, Graciano Cabrera, quien fue enviado a un concurso internacional de bartenders en Colombia, resultando ganador con el Pisco Sour. De esa manera, nuestro cóctel adquirió reconocimiento internacional. Así, señores, desde 1916, inicia la historia de nuestra coctelería peruana con el Pisco Sour a la cabeza y nace, a mi parecer, el cóctel más rico del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.